REALIZAN CAPACITACIÓN SOBRE SÍNDROME DE GUILLAIN BARRÉ

COMPARTIR EN:

Facebook
Twitter

Un leve incremento de casos del Síndrome de Guillain Barre ha gatillado la necesidad de difundir los síntomas de este síndrome cuyas consecuencias, de no atenderse a tiempo, pueden ocasionar la perdida de movilidad en el paciente.

Para prevenir estos daños en la motricidad, se realizó la capacitación denominada “Síndrome de Guillain Barre, signos y síntomas”, a cargo de la Médico Residente, Wendy Hernández Fernández, evento realizado la mañana de hoy lunes 20 de junio, en el auditorio de la oficina de Apoyo a la Docencia e Investigación (OADI).

Explica la expositora que la principal consecuencia de este mal, es la debilidad progresiva de los músculos en piernas y brazos; y se manifiesta cuando nuestro organismo genera anticuerpos que van dañando el sistema nervioso encargado de controlar el movimiento, señaló la Dra. Hernández.

“Si tiene un familiar que presenta inestabilidad ascendente de brazos o piernas (debilitamiento de los miembros), acudir a la emergencia para descartar el síndrome de Guillain Barre y darles tratamiento oportuno y prevenir alguna discapacidad a futuro.

De causas desconocidas, se sabe que el organismo genera anticuerpos que dañan los nervios periféricos, desencadenando una reacción inflamatoria, lo que provoca la pérdida progresiva de la sensibilidad de piernas y brazos.

El evento fue organizado por la Unidad de Seguridad y Salud en el Trabajo.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

  • Sensaciones de hormigueo en los dedos de las manos, los pies, los tobillos o las muñecas
  • Debilidad en las piernas que se extiende a la parte superior del cuerpo
  • Marcha inestable o incapacidad para caminar o subir escaleras
  • Dificultad con los movimientos faciales, incluido hablar, masticar o tragar
  • Visión doble o incapacidad para mover los ojos
  • Dolor fuerte, que puede ser un dolor sordo, lancinante o como un calambre, y que puede empeorar en la noche
  • Dificultad para controlar la vejiga o la función intestinal
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Presión arterial alta o baja
  • Dificultad para respirar
  • Los nervios periféricos son como cables de luz que se extienden a lo largo de nuestras extremidades.
  • El tratamiento corre riesgo de no ser efectivo, si no se trata a tiempo, (dentro de las dos semanas de iniciados los síntomas).

Tambien te puede interesar