Notas de Prensa

¡Cuidado con la mordedura de la araña casera!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Mientras usted y sus hijos duermen plácidamente puede ser que un insecto de patas largas aproveche para salir de su escondite y desplazarse. Lamentablemente los ambientes domiciliarios son el hábitat de las arañas de rincón, un animal cuya mordedura puede causar hasta la muerte.

Las arañas caseras o de rincón miden entre 8 y 12 mm de largo, son de color pardo y su personalidad es introvertida: son tímidas, solitarias, sedentarias y suelen moverse solo de noche.

Muerden solo en defensa propia. Es decir cuando las aplastamos sin darnos cuenta o cuando están caminando por una prenda y nosotros, al querer usarla, las tocamos. Sin embargo, lo peligroso es que su veneno tiene propiedades necrotizantes (muerte de tejido) hemolíticas (muerte de los glóbulos rojos), vasculiticas y coagulantes.

En caso de ser mordido por una araña de rincón, es importante controlar la lesión durante las primeras 48 horas y estar atentos a la aparición de síntomas. Si hay complicaciones en la herida puede ser necesaria una hospitalización para poder combatirla con antiveneno.

A estos arácnidos les gusta vivir en los domicilios de los seres humanos, pero donde no hay un buen aseo del hogar o en ambientes con falta de iluminación.

Si queremos evitar que estén cerca de nuestras familias, es importante no colgar ropas ni toallas en los muros, revisar la cama antes de acostarse, separar las camas de los muros, evitar que los niños jueguen al interior de clósets o en cajas que no hayan sido revisadas por un adulto, etc.

Es importante también explicar a todos los miembros de la familia sobre la posible presencia de este arácnido y a buscar ayuda médica de inmediato ante la sospecha de una mordedura de araña.

 

Oficina de Imagen Institucional

 

COMPARTIR

OTRAS NOTICIAS