La Depresión y el Suicidio; Signos de alarma

COMPARTIR EN:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

El 4 de febrero del 2021 fue un día triste para el fútbol mundial: con solo 30 años y una carrera muy prometedora, el uruguayo Santiago García se suicidaba propinándose un disparo en la cabeza con su arma calibre número 22.  Al jugador de Godoy Cruz, conocido como el ‘morro’, no le sirvió la fama ni el dinero. La depresión pudo más.

Y no hay que ir muy lejos para encontrar más pruebas de que la depresión es un problema que no distingue condición social, fama o cualquier otro factor. Tenemos el caso escritor andino, José María Arguedas, y de la estrella mundial de la música, Kurt Cobain.

Es más, según psicóloga del Hospital Carrión, Noemí Quín Ugarte, los suicidios por depresión bordean los 800 mil casos al año y en la actualidad ya es considerado como un problema de salud pública. Deber de todos es saber y conocer las alertas de que un familiar puede estar pensando en quitarse la vida.

La especialista abordó el tema: “La conducta suicida no aparece de pronto. Hay un proceso de sufrimiento previo. Ese tiempo es para identificarlo y prevenirlo. Es por partes, primero es la idealización (planes, deseos, pensamientos), luego vienen los intentos (con autolesiones y daños) y luego el acto consumado en sí”, explicó.

Sobre los signos de alarma comentó: “Se puede ver en las personas con sentimientos de tristeza, de culpa, de desesperanza; personas con sentimiento de inferioridad, personas que no disfrutan de sus actividades diarias o no le encuentran sentido a su vida. Además en individuos que no se sienten capaces de sobresalir o superar sus problemas, personas con duelos prolongados y que no aceptan fácilmente las pérdidas”, agregó.

Asimismo señaló las cosas que debemos hacer para evitar un suicidio o ayudar a las personas que poco a poco van siendo absorbidas por la depresión. “Hay que Limitar los medicamentos, no permitir que estén a su alcance pues la sobredosis también es una forma de suicidarse. No dejar armas, por su puesto. No darles muchas noticias porque son personas que suelen deprimirse rápido. Y, lo más importante: solicitar ayuda sobre todo en los casos recurrentes”, precisó.

Toda persona necesita expresar sus sentimientos, hay que tratar de escucharlos y descubrir que guardan dentro de sus cabezas. Además, al ver que un ser querido ha cambiado repentinamente o se muestra desganado, es momento de sentarse, conversar y ayudarlos.

Si quieres saber más de este y otros temas de salud, no te pierdas el programa “Tu Salud Primero”, a través del Facebook Oficial del Hospital Carrión.

Oficina de Imagen Institucional

Tambien te puede interesar