Pie plano en el adulto: todo lo que debes saber

COMPARTIR EN:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

El pie plano es una afección que, por lo general, la sufren los bebés y niños pequeños que no han desarrollado por completo – o de forma correcta- los arcos de sus pies;  sin embargo es probable que también aparezca en la etapa adulta y es importante saber identificar las causas que la provocan. El Doctor Aníbal Alvarado, traumatólogo y cirujano de pie y tobillo del HNDAC, explicó los detalles.

El especialista señaló a los adultos entre 40 y 60 años como los que tienen las mayores probabilidades de desarrollar el pie plano. Asimismo, dijo que la obesidad, las fracturas de tobillo y la artritis reumatoide también son factores a considerar.

“El pie plano del adulto adquirido ocasiona mucho dolor y limitación funcional en la persona. Es una deformidad progresiva e involucra a la parte ósea, los ligamentos, el tendón y la parte muscular. El tendón que más se afecta del pie plano es el tibial posterior, el cual lo encontramos en la cara medial del tobillo y el pie”, explicó.

“En un inicio aparece  un dolor en la parte medial del tobillo, a media que avanza se presentan deformidades óseas como caídas en el arco del pie, el talón se va hacia afuera y la parte de los dedos también. Las deformidades son muy marcadas y se produce mucho dolor”, agregó.

Las placas radiográficas, las tomografías y, en algunos casos, las resonancias magnéticas determinarán si la lesión del tendón está inflamada, rota o si tiene una ruptura parcial o total.

“Existen cuatro tipos de pie plano: es de tipo 1 cuando solo hay dolor en el recorrido del tibial posterior pero no hay deformidad; de tipo 2 cuando ya hay una lesión y eso ocasiona una caída del arco plantal; de tipo 3 cuando ya no hay flexibilidad, el pie es rígido y es muy doloroso; y de tipo 4 cuando el pie plano ya depende del tobillo, ya ha claudicado un ligamento o hay una artrosis a nivel de tobillo”, explicó.

El tratamiento es muy conservador en un inicio: se hace terapia física, se recomienda una plantilla adecuada y se pone antiinflamatorios; no obstantes en pie plano con niveles altos se puede requerir una intervención quirúrgica. Como siempre, mientras más temprano lo diagnostiquemos más posibilidades tendremos de una recuperación exitosa.

Si quieres saber de este y otros temas de salud no te pierdas el programa “Tu salud Primero”, a través del Facebook Oficial del Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión.

Oficina de Imagen Institucional

Tambien te puede interesar