Violencia contra la mujer: ¿Cuál es el impacto en la salud mental?

COMPARTIR EN:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La violencia contra la mujer casi nunca aparece de forma repentina. Esta se va construyendo conforme pasa el tiempo de una relación y pequeñas pistas que va dejando el agresor son omitidas. La dama, casi sin darse cuenta, va normalizando estas situaciones hasta llegar al punto en el que la situación se sale de control.

La Psicóloga del Hospital Carrión, Sabina Asmat Bautista, explicó varios de los mitos que llevan muchas veces a las mujeres a acostumbrarse a parejas violentas y también dio algunos tips para reconocer a hombres agresores.

“En toda violencia de género se produce un daño, un sufrimiento que puede ser físico, mental o sexual. Según la OMS, la mitad de las mujeres en Latinoamérica ha sufrido un abuso durante su vida y a raíz de eso hay varios mitos que deben derribarse”, explicó la especialista.

“Uno de los grandes mitos habla de que la mujer necesita estar sometida a un hombre. En este caso algo que no tiene pies ni cabeza porque tanto damas como varones tenemos derechos y merecemos respeto. Otro habla del clásico ‘más te quiero, más te pego’, aquí la víctima cree que el hecho de sostenerse en una relación de violencia es causada por ella misma. La persona la maltrata, la minimiza y la mujer normaliza estas acciones. Y, claro, también está aquel mito que habla de la violencia contra la mujer solo en status sociales bajos. Cosa que se ha comprobado ser falsa pues las agresiones se ejercen en cualquier clase social; sin embargo en clases más altas con una mayor discreción o silencio.

Vivir pegada a estos mitos va a hacer que la mujer tenga su autoestima disminuida,  va a sentir que no podrá salir adelante con sus hijos o que la gente no lo va a entender. Además empezará a callarse para no sentirse criticada y se irá  separando de los amigos y familia.

En tanto, el agresor deja señales claras como para poder identificarlo: es manipulador, celoso, responsabiliza a otras personas por sus actos, tiende a consumir sustancias tóxicas, tiene conductas delictivas, etc.

La violencia contra la mujer es uno de los retos más grandes que tenemos como sociedad y es responsabilidad de todos no callar y exponer a los agresores en su debido momento. Si quieres saber más de este y otros temas de salud, no te pierdas el programa “Tu Salud Primero” a través de las redes sociales del Hospital Carrión.

Oficina de Imagen Institucional

Tambien te puede interesar